miércoles, 27 de agosto de 2014

Evaluación de Impacto Ambiental (EIA)



Siguiendo con los numerosos trámites administrativos que se deben realizar a la hora de poner en marcha un proyecto, descubrimos hoy la Evaluación de Impacto ambiental. ¿En qué consiste este procedimiento?

La Evaluación de Impacto ambiental  es un instrumento importante para la promoción del Desarrollo Sostenible. Sirve para informar a la administración de un gobierno sobre las repercusiones ambientales de un determinado proyecto, de manera que ayude a dicha administración en la toma de decisiones para autorizar o no  la puesta en marcha del proyecto, siendo consciente de las repercusiones ambientales que se generarán durante todo su ciclo de vida. 

Para saber si un proyecto, plan o programa debe realizar una Evaluación de Impacto ambiental, hay que ir a la Ley 21/2013 de 9 de diciembre, en la cual se detalla que tipo de evaluación ambiental debe hacerse según el proyecto que se quiere ejecutar.

La EIA trata de introducir el medio ambiente en los procesos de decisión, su objetivo es promover las acciones con las cuales se impacte de la menor manera posible al medio ambiente. En esta evaluación se tiene en cuenta todo el ciclo de la actividad propuesta, desde la toma de decisiones inicial hasta el fin del ciclo de vida.

La EIA tiene en cuenta tanto los impactos al medio biológico y físico, como a los factores socioeconómicos. Involucra a las comunidades que se ven afectadas por la propuesta, a las industrias próximas y al público en general, dejando la posibilidad de que cualquiera aporte sus conocimientos e ideas a cerca del proyecto.

El contenido de la EIA comprende una estimación de los efectos de cada fase del proyecto sobre:

- Geología y Geomorfología
- Clima y Cambio Climático
- Hidrología e Hidrogeología
- Suelos
- Vegetación y Fauna
- Ecosistemas
- Paisaje
- Población humana
- Relaciones sociales y económicas
- Patrimonio Histórico

Dado el carácter multidisciplinar del estudio, es importante su realización por un equipo técnico amplio y adaptado a cada caso según el impacto en uno u otro ámbito sea más o menos significativo. 

Si una vez realizado el estudio, las consecuencias ambientales no se consideran asumibles, se deniega la autorización ambiental y no se puede llevar a cabo el proyecto contemplado.

Estos estudios se realizan prioritariamente para prevenir los impactos ambientales que puede desencadenar un proyecto. No están pensados para bloquear proyectos o ideas. En la medida de lo posible, se idean alternativas para evitar los impactos más significativos. Cuando no se puede evitar el impacto, se establecen medidas correctoras y compensatorias.


¿Te estás planteando un nuevo proyecto y debes realizar una Evaluación de Impacto Ambiental? Contacta con CEAmbiental y pondremos en marcha a nuestro equipo para que tu proyecto salga adelante de forma sostenible y eficiente. 

¡Dale a +1 y comparte este artículo con tus amigos!

viernes, 22 de agosto de 2014

Marea Roja: ¿Peligra el cultivo del mejillón?



Seguimos explicando temas de ferviente actualidad, y en esta ocasión nos desplazamos a la costa gallega para conocer un problema que está causando grandes pérdidas en la producción de mejillones, ostras y otros bivalvos que se cultivan allí. La temida marea roja.

La marea roja consiste en la proliferación de algas microscópicas en el mar, más conocidas como fitoplancton. Estos organismos constituyen la base de la cadena alimentaria, siendo el alimento de peces pequeños, moluscos y otros animales marinos.

Existen numerosas especies de fitoplancton. En este caso, los problemas están siendo desencadenados por las especies Dinophysis acuminata y Dinophysis acuta. La proliferación de estas microalgas se produce en primavera-verano, cuando las condiciones de temperatura y luminosidad ambientales son favorables para su reproducción. Al reproducirse tan rápidamente, la acumulación de microalgas se hace visible, y se pueden percibir en el mar manchas de colores rojizos, debidos a su pigmentación fotosintética.

El crecimiento desmesurado de estas algas altera al ecosistema marino, ya que su acumulación evita el paso de luz a los organismos que viven por debajo y recogen todo el oxigeno disponible del agua, dejando sin nutrientes a peces, bivalvos y otras algas.

Además, algunas de estas microalgas sintetizan productos tóxicos. Las toxinas que producen estas microalgas pueden afectar en mayor o menor medida a los animales filtradores, que se alimentan del plancton y acumulan las toxinas en su organismo.

Aunque estas toxinas no afecten a los moluscos directamente, en el hombre pueden desencadenar problemas gastrointestinales, por lo que se prohíbe su comercialización y consumo.

Otros tipos de fitoplancton pueden producir toxinas que causan problemas de parálisis y amnesia temporal al ser humano.

El mayor problema actual, radica en que la marea roja afecta al marisco justo en un momento en el que se encuentra en pleno desarrollo, y provoca problemas a muchas familias de mariscadores, los cuales no pueden recoger sus cultivos. Esto desencadena problemas en los mercados, y perjudica a la economía local de los lugares afectados.

Se está trabajando para estudiar los cambios que se producen en el océano que provocan la proliferación de estas microalgas para poder evitar su desarrollo descontrolado en un futuro más o menos cercano. Para su investigación se evalúan distintos factores físicos del medio y se intenta predecir el fenómeno, alertando a los mariscadores para que puedan recoger el marisco antes de que sufra daños.

¿Conocías la Marea Roja? Cuéntanos tu experiencia con este problema tan común en estas fechas en la costa gallega, y en otras costas alrededor de todo el planeta. Esperemos que este problema acabe pronto y podamos seguir disfrutando de los manjares que nos ofrece el océano. ¡Dale a +1 y comparte este artículo con tus amigos!

miércoles, 20 de agosto de 2014

El cuarto estado de la materia: Plasma



Durante muchos años, en el colegio e incluso en la universidad, hemos estudiado los tres estados de la materia: Sólido, Líquido y Gaseoso. Cada uno con sus propiedades y sus características. 

En la actualidad, ya no vale con eso, ahora tenemos un cuarto estado, el Plasma. Sigue leyendo este artículo para descubrir este estado de la materia tan poco conocido en la vida cotidiana.

El plasma es un estado que se adquiere al aumentar mucho la temperatura, es el siguiente estado al gaseoso. Aunque poco conocido, es el más abundante en el universo ya que, por ejemplo, el Sol es una bola de plasma, todas las estrellas que vemos en el cielo son bolas de plasma, y no solo allá lejos, más cerca, en La Tierra, las auroras boreales están formadas de plasma, los rayos que se producen en los días tormentosos, e incluso el brillo de un soplete es un arco de plasma.

¿Aún no te parece lo suficientemente cercano? También este estado está presente en nuestra vida diaria, ya que lo encontramos en los televisores de plasma y en los tubos fluorescentes que iluminan, por ejemplo, nuestras cocinas.

Este estado no se descubrió hasta los años 20, cuando se descubrieron las partículas subatómicas.

Para poder entender este estado, debemos remontarnos a la estructura de un átomo, que es la unidad básica que constituye todas las cosas. Los átomos tienen dos partes, un núcleo con carga positiva (Protones) y neutra (Neutrones), y unos Electrones que se mueven alrededor del núcleo y que tienen carga negativa. La diferencia entre las cargas, hace que los protones y electrones se atraigan entre sí y formen la estructura llamada átomo. Según la cantidad de protones que tiene el átomo, este pertenece a un elemento distinto dentro de la Tabla periódica, pero ese tema lo dejaremos pendiente para otro momento.

En el estado de Plasma, los electrones se liberan del núcleo de los átomos formando iones positivos y electrones libres. El plasma parece un gas, ya que no tiene volumen ni forma fija. 

Es utilizado en nuestros hogares ya que es un eficiente conductor de la electricidad, los iones positivos se mueven libremente entre los electrones que quedan liberados.

Se conocen numerosas características de este estado, como su longitud, su frecuencia, su neutralidad...en los cuales no vamos a entrar ya que es un tema muy controvertido que dejamos a los expertos en la materia. 

Esperamos que os haya gustado. Si alguien está interesado en profundizar más sobre este cuarto estado de la materia, por favor, escribid un comentario y atenderemos vuestras peticiones. Muchas Gracias.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Descubriendo el Alga Nori



En el artículo de esta semana vamos a unir alimentación y vegetación marina. Hablamos de un alga muy común en la cocina oriental, el alga Nori. Descubre dónde crece, sus características y sus propiedades.

Se llama Nori a todas las algas rojas comestibles del género Porphyra. Existen más de 70 especies diferentes, aunque solo 7 de ellas se utilizan en alimentación, destacando las especies Porphyra yezoensis y Porphyra tenera

El alga Nori es un alga pequeña, de color marrón rojizo o grisáceo en su estado natural, aunque adquiere un color negro verdoso al secarse, y verde al cocinarse.

Crece en las orillas del mar, donde el agua no es muy profunda y puede captar fácilmente la luz solar. Se adhiere a superficies duras como rocas, piedras, conchas de crustáceos, e incluso hormigón y madera.

Su ciclo biológico es muy peculiar. Tiene dos estadios diferenciados, uno diploide y otro haploide, vamos a describirlo:

Comenzamos desde la fase de alga en su estadio maduro, cuando el alga se encuentra tal y como la conocemos comúnmente. Este alga es haploide, esto quiere decir que cada célula solo posee un único juego de cromosomas, que pueden ser masculinos o femeninos. En el agua conviven muchos individuos juntos, entremezcladas algas masculinas y femeninas.

Las algas, llegado el momento de su reproducción, desprenden gametos masculinos o femeninos que se depositan en las rocas. Cuando se encuentran  entre las rocas un gameto masculino con uno femenino, se unen y comienzan a desarrollarse unos organismos pluricelulares que se llaman conchocelis.

Estos conchocelis crecen formando organismos diploides, es decir, cada célula posee un juego de cromosomas masculino y un juego de cromosomas femenino. Cuando estos organismos maduran, desprenden unas esporas haploides al medio llamadas conchosporas, que se unen al sustrato y se comienza a desarrollar el alga haploide con la cual hemos empezado.

A continuación podemos ver el ciclo un esquema de este ciclo tan enrevesado.

Al principio, se pensaba que el conchoceli y el alga eran especies diferentes y por ello hubo problemas a la hora de cultivarlas.

Existen grandes zonas de cultivo en la costa de Japón, China y Corea, aunque poco a poco se va extendiendo a otros países de América del Norte, Europa y África.
 
En Japón, la producción y comercialización del alga Nori es muy importante. Su cultivo comenzó en el siglo XVII, y se ha ido desarrollando enormemente hasta la actualidad. Es en este país donde comenzó a utilizarse el alga en la cocina, formando parte de sopas, arroces, guarniciones o del conocido sushi. 

Nutricionalmente, el Alga Nori es muy buena para el organismo, ya que contiene Hierro, Yodo, Vitamina A y Vitamina B3.

Esperamos que te haya gustado este artículo y hayas podido conocer un alimento que cada vez vemos más en nuestro día a día. Comparte estos conocimientos con tus amigos y deja tu comentario. Muchas gracias y Feliz día.

Este artículo participa en la XXXII edición del Carnaval de Biología, que está organizado por en su blog ScyKness.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más