miércoles, 15 de octubre de 2014

El enigma de las estelas de los aviones

Hace unos días, salí a la calle por la mañana y eche la vista al cielo, cuál fue mi sorpresa al ver que el despejado cielo de otoño estaba plagado de unas finas nubes  que surcaban el aire sin orden aparente. Eran por supuesto, estelas de aviones.

Las estelas de los aviones han sido víctimas de grandes conspiraciones en los últimos tiempos, hay quien dice que nos están fumigando con componentes químicos y biológicos que alteran nuestro estilo de vida, otros lo asocian con usos militares, e incluso hay quien dice que se usan para propagar enfermedades. Por otra parte, tenemos una versión que ha sido llevada a la gran pantalla (Película: Snowpiercer, ó en español, Rompenieves), que trata de dar una utilidad a estas estelas para controlar el cambio climático del planeta. 

Vamos a dejarnos de conspiraciones sin fundamento y veamos por qué se forman este tipo de nubes, por qué hay ocasiones en las que las vemos y otras veces no, y por qué algunas tardan más tiempo que otras en desaparecer.  

Las estelas de los aviones, también conocidas como estelas de condensación están formadas por vapor de agua, que expulsan los aviones de sus motores por la combustión del queroseno. Al igual que los coches y demás vehículos motorizados, los aviones tienen su propio tubo de escape, por donde expulsan los restos de la combustión, en su mayoría desprenden Dióxido de carbono y Agua. 

El vapor de agua que sale del motor en forma de gas, se encuentra con una temperatura exterior de -40ºC aproximadamente, y es por ello que este vapor pasa directamente a estado sólido, formando pequeños cristales de hielo que dan lugar a las nubes artificiales que conocemos como estelas.

Estas estelas se evaporan rápidamente si la atmósfera no tiene mucha humedad ambiental, pero cuanta más humedad hay en el ambiente, más persisten, pudiendo llegar a ser visibles en el cielo durante varias horas.

En ocasiones distinguimos que hay dos aviones o más surcando a la vez nuestros cielos, unos dejan una estela a su paso y otros no. La explicación radica en su altitud de vuelo. Los aviones viajan a entre 10 y 12 km de altura, normalmente cuanto más largo es el viaje, más alto vuelan. La diferencia de altura también difiere en las condiciones atmosféricas, y puede que un avión viaje sobre una masa de aire más cálida y seca que permita la evaporación rápida de la estela y otro avión viaje en una masa de aire cargada de humedad, que haga que la estela perdure en el tiempo.

Otro factor a tener en cuenta es el viento,  según su velocidad y orientación, las estelas que se forman comienzan a expandirse, formando anchas líneas en el cielo o dibujos ondulares.  

Aunque no hay que creer la mayoría de los bulos que se oyen sobre las estelas, debemos decir que hay estudios científicos que confirman que estas estelas, al igual que las nubes de origen natural, no permiten que pase parte de la radiación solar a la tierra, y provocan un enfriamiento de las capas más bajas de la atmósfera. Una estela por sí misma no repercute en la temperatura, pero se cuentan por miles los aviones que surcan nuestros cielos cada día, y la acumulación de estas nubes artificiales sí que puede repercutir en una disminución de la temperatura global del planeta. 

¿Te ha gustado nuestro nuevo artículo? Deja tus comentarios y opinión al respecto, muchas gracias y nos vemos la semana que viene con un nuevo artículo, hasta entonces, puedes repasar el resto de artículos que hemos publicado para ti, ¡No te los pierdas!

3 comentarios:

  1. el IPCC, la Royal Society, la OMM, todo lo que hablan sobre la SRM y aerosoles son bulos.. ajaj la humedad no es lo que hace que persista sino la presión y otras muchas erratas que no voy a entrar.. documéntese antes de escribir sobre lo que no conoce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consultoría y Educación Ambiental9 de marzo de 2015, 18:54

      Muchas gracias por tu comentario Jesús Higueras, no obstante, te invito a releer el artículo porque me parece que no lo has entendido o te has quedado a la mitad (según lo que interpreto con lo que dices).

      No obstante quiero aclararte que este artículo es divulgativo, y trato de explicar la ciencia para cualquier persona que esté interesada. Por supuesto, la presión y la temperatura a la que salen los gases, la temperatura del aire, la altitud y numerosos factores afectan a la creación de estelas, pero creo que para tener un cierto conocimiento a cerca de este tema, este artículo tiene suficiente rigor y es fácilmente comprensible.

      Si lo crees conveniente, te invito a que nos documentes con tus conocimientos. Saludos.

      Eliminar
    2. He accedido al enlace de Jesús Higueras para "instruirme" y resulta que en realidad es un fanático de los fenómenos conspiranoicos de las estelas de los aviones...en fin. No hay más que hablar.

      Eliminar

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más