miércoles, 23 de julio de 2014

Espacios Naturales Protegidos



En España tenemos una gran diversidad natural, este hecho nos hace volcarnos en la conservación de muchos espacios naturales, por ello, tenemos gran cantidad de figuras de protección del territorio, incluidas las aguas continentales y marítimas pertenecientes a la nación.

Para declarar un espacio natural protegido deben darse dos requisitos:

1. El territorio debe contener elementos naturales representativos, singulares, frágiles, amenazados o de especial interés ecológico, científico, paisajístico, geológico o educativo.
2. Se debe dedicar especialmente el territorio a la protección y el mantenimiento de la diversidad biológica y geológica así como de los recursos naturales y culturales asociados.

En España tenemos cinco categorías para clasificar los Espacios Naturales Protegidos:

- Parque Natural.
- Reserva Natural.
- Área Marina Protegida.
- Monumento Natural.
- Paisaje Protegido.

Además, cada Comunidad Autónoma tiene legislación propia. Es por ello que existen más de 40 denominaciones en todo el país. Más del 12% de la superficie de España se encuentra catalogada como Espacio Natural Protegido. Cataluña es la Comunidad Autónoma con más territorio protegido (un 30%) y Valencia cuenta con la mayor cantidad de dichos espacios, llegando a los 297.

Dado el auge de estos espacios y su interés por normalizarlos, la Comisión Mundial de Áreas protegidas (UICN), ha establecido las siguientes seis categorías basándose en los objetivos de gestión de cada espacio:

1- Reserva natural estricta y Área silvestre: aquí, las visitas, el uso y los impactos están muy limitados y controlados para preservar su condición natural. Normalmente no se puede acceder a ellas sin un permiso de investigación científica. 

2- Parque nacional: son entornos característicos del área donde se encuentran, esta calificación trata de proteger los procesos ecológicos que ocurren a gran escala. Puede ser visitado con fines científicos, educativos, recreativos o espirituales siempre que las actividades que se realicen en él sean compatibles con su protección ambiental y cultural.

3- Monumento o característica natural: se trata de la protección de algo concreto. Puede ser una montaña, una cueva, un árbol o un conjunto de ellos... Suelen ser áreas de protección de pequeño tamaño y de gran valor para las personas.

4- Área de gestión de hábitats/especies: en este caso, el objetivo es mejorar y mantener las necesidades concretas de un determinado hábitat o especie. Requiere un importante control activo de su gestión.

5- Paisaje terrestre/marino protegido: se trata de un área en la que interacciona el ser humano con la naturaleza. Tiene un gran valor ecológico, biológico, cultura y estético. El fin de esta figura es mantener la interacción generada, vital para conservar el entorno tal y como lo conocemos.

6- Área protegida con uso sostenible de los recursos naturales: esta figura encarna un entorno normalmente extenso en el que se conservan los ecosistemas al mismo tiempo que se mantienen las tradiciones y valores culturales. Para que se mantenga el entorno, se deben gestionar los recursos naturales de manera sostenible. Se evita la industrialización a favor de la conservación natural.

La mayoría de los Espacios Naturales Protegidos de España pueden ser visitados por la población en general, sin embargo debemos tener en cuenta la importancia del lugar a donde vamos y ayudar a protegerlo. Para ello hay que seguir algunas normas fáciles como: no dañar ni arrancar las plantas, no tirar al medio natural basuras, no verter basuras a los cursos de agua, evitar cualquier tipo de daño al medio y a los ecosistemas.

¿Vives cerca de algún Espacio Natural Protegido? ¿Lo has visitado alguna vez? ¿Te parece correcta la protección de estos espacios? Deja abajo tus comentarios, dudas o sugerencias a cerca de este tema. Muchas gracias y ¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada