viernes, 23 de agosto de 2013

Las olas



Un tema muy peculiar es el que nos ocupa esta semana. ¿Qué son las olas? ¿Cómo se forman? ¿Qué repercusión tiene su efecto para nosotros? Sigue leyendo y conocerás estas y otras respuestas sobre las olas.

Como todos sabéis, son movimientos ondulatorios de la superficie del mar o incluso de los grandes lagos que se producen debido a los vientos, a las corrientes producidas por diferencias térmicas y diferencias de salinidad entre  unas zonas marinas y otras, a la atracción del Sol y la luna, a la morfología de los fondos oceánicos, a los movimientos sísmicos... Todos estos factores, y muchos más, son los que pueden influir en la formación de las olas.

El viento, al rozar con la superficie del mar, transmite su energía al agua y provoca movimientos circulares que se van desplazando. Estos movimientos son casi cíclicos y su sincronización forma ondas que se desplazan en la dirección del viento. Conforme bajamos en profundidad, este movimiento del viento no afecta a las partículas de agua por tanto las olas solo son influyentes en los fondos marinos poco profundos que normalmente son los que se encuentran más próximos a la costa. El punto más profundo en el que se percibe el movimiento de las olas se denomina nivel de base.

Cuando a nivel de base hay agua, las ondulaciones de las olas son circulares y siguen su ciclo normalmente. En el momento en que ese nivel de base se encuentra con el fondo oceánico, los movimientos circulares se frenan y se hacen elípticos. Si el punto más alto de la ola (o cresta) avanza más deprisa que el punto más bajo (o seno), la ola se rompe y libera la energía que contiene. La zona donde rompen las olas se va modelando porque los movimientos ondulatorios se convierten en otros de vaivén. 

Las olas pueden ser de diferentes tamaños, las más altas alcanzan los 10 metros de diferencia entre el seno y la cresta, aunque hay ocasiones en las que los grandes temporales pueden llegar a formar olas de hasta 20 metros. Estas se denominan tsunamis y se producen por la energía desprendida en los fondos oceánicos por movimientos de tierra o por efecto del vulcanismo.

Según las olas, existe una escapa que clasifica los diferentes estados en los que podemos encontrar el mar. Según la escala Douglas, un grado de 0 sería un mar sin olas en que la superficie se encuentra totalmente lisa, conforme aumenta la gradación el mar tiene más olas, más grandes,  y más espumosas. El mayor grado es el 9, con colas de más de 14 metros de altura, el mar está cubierto de espuma blanca y las olas producen un ruido muy fuerte. Otra escala muy parecida a la anterior es la propuesta por Beaufort que tiene una gradación de 0 a 14 y mide más específicamente el viento que produce los efectos en las olas.
 
Las olas, como vemos, poseen una enorme cantidad de energía cinética acumulada que puede ser aprovechada. Esta fuente de energía se llama energía óndica. Esta energía se puede trasformar en energía eléctrica haciendo pasar las olas por unos tubos huecos que se colocan en la costa. Al entrar estas, el aire es empujado y mueve unas turbinas que generan la electricidad. En la actualidad solo se utiliza para iluminar boyas de señalización pero existen proyectos para avanzar en este tipo de energía. 

Las olas son muy complejas, y actualmente son muy estudiadas, no solo por su aptitud energética. Sobre todo son interesantes para los amantes de los deportes acuáticos y en especial de los surfistas, que conocen muy bien este fenómeno y siempre están a la busca y captura de la mejor ola.

Para los menos amantes de los deportes acuáticos también son importantes, ya que su movimiento puede provocar la erosión de la costa y el modelado del relieve. Además, las olas ponen en movimiento los sedimentos y  muchos de los objetos que caen al agua, estos sedimentos crean la mayoría de las playas que conocemos y los objetos empañan la naturaleza y la limpieza de las mismas.
Gracias por tu atención ¿Conocías lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 y comentar el artículo! Muchas gracias.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Jóvenes investigadores holandeses visitan HTN Biogás




Hace unos días un grupo de investigadores del Departamento de Energías Renovables de la universidad Erasmus de Rotterdam (en Holanda) visitó la planta HTN Biogás localizada en el municipio de Caparroso ( Navarra).

Durante la visita, los investigadores pudieron conocer una de las mayores plantas de biogás de Europa, exploraron sus instalaciones y evaluaron las posibilidades que ofrece la planta para implantar nuevas tecnologías que capaciten el aprovechamiento del calor que se pierde en el proceso.

La visita fue dirigida por Adrián Gonzalez (Director de HTN Biogás), y Rubén Rodríguez (Director de operaciones de HTN Biogás), que explicaron a los holandeses el funcionamiento de esta industria en nuestro país. Raquel Zalba (Gerente de CEAmbiental y Redactora de este blog) acompañó al grupo durante su visita.



A few days ago, a group of researchers from the Department of Renewable Energy, at Erasmus University in Rotterdam (the Netherlands) visited HTN Biogas plant, that is located in the municipality of Caparroso (Spain).

During the visit, the investigators met one of the largest biogas plants in Europe, they explored its installations and assessed the possibilities offered by the plant to implement new technologies that enable the use of the heat that is lost in the process.

The visit was led by Adrián Gonzalez (Head of HTN Biogas), and Rubén Rodriguez (operations director of HTN Biogas), who explained to the guests the operation of this industry in our country. Raquel Zalba (CEAmbiental manager and editor of this blog)
joined the group during their visit.


El equipo de investigación junto a Adrián Gonzalez (3º por la dcha) y Raquel Zalba (1ª por la dcha)

¿Quieres conocer qué es el biogás?¿Cómo se produce?¿Para qué sirve? Con el motivo de nuestra colaboración con HTN Biogás introduciremos esta nueva palabra BIO en nuestra lista. ¡No te la pierdas!

Gracias por tu atención. ¡No olvides tu +1 aquí abajo y deja tu comentario!

jueves, 8 de agosto de 2013

Biofortificación



Hoy traemos a nuestro espacio un tema interesante que es de gran importancia en el campo de la alimentación. Se trata de la “Biofortificación”, un término que suena muy extraño pero que es un punto de gran importancia en materia de la lucha contra el hambre en países en vías de desarrollo y lugares necesitados.

¿Qué es realmente la Biofortificación? Se trata de un proceso a través del cual se generan unos alimentos de cultivo con una carga elevada de elementos nutritivos necesarios para la alimentación; la cantidad de nutrientes es mucho más alta que la que contienen los cultivos originales de los mismos productos. Se trata de productos básicos para la alimentación que poseen unos elementos concretos muy necesarios para la nutrición humana.

Para conseguir estos alimentos, se utilizan técnicas de fitomejoramiento convencional y la biotecnología moderna. Se aprovechan ciertos cultivos como puede ser por ejemplo el maíz, el trigo o el arroz, modificándolos para que contengan más elementos necesarios para la nutrición. Tras modificar estos cultivos, lo que realmente sucede es que  al final poseen una mayor cantidad de vitaminas y minerales que los cultivos tradicionales. 

Para llevar este proceso de mejora de ciertos alimentos a las poblaciones que lo requieren, hay que tener mucha precaución y prestar especial atención a las prácticas y costumbres tanto sociales, como alimenticias, como biológicas de las poblaciones de destino. Habrá que potenciar aquellos alimentos que formen parte esencial de la dieta de estas poblaciones y que mejor se adapten al medio. Este es un punto crucial en la puesta en práctica de estos proyectos, pues a través de esta técnica (biofortificación), es posible proveer a ciertas poblaciones de productos que de manera natural disminuyen sus problemas de salud.

Uno de los primeros alimentos de los que se tiene constancia que fueron modificados para que contuviera mayor cantidad de nutrientes, fue el arroz. Un científico de procedencia suiza llamado Ingo Potrykus, desarrolló el “Arroz Dorado” o también conocido como “Golden Rice”. El arroz de toda la vida, que a juicio de este científico era pobre en vitamina A, fue modificado al inyectarle “betacaroteno” y otros elementos que son potenciadores de la vitamina A. De esta forma se obtuvo un arroz con más cantidad de esta vitamina, y un color dorado que fue el causante del nombre que posee.

La idea original fue generar un arroz más eficiente nutricionalmente, que solventara la carencia de Vitamina A, la cual genera desnutrición en ciertas partes del mundo, y puede producir ceguera así como un peor funcionamiento del sistema inmunológico y por tanto, aumento de las infecciones.

En comparación con cultivos convencionales, los cultivos biofortificados tienen mejores características, pues tienen un mayor rendimiento y presentan una mayor resistencia a plagas. Pero cabe poner sobre la mesa ciertas preguntas como son: ¿Serán aceptados estos cultivos por los agricultores de las zonas donde podrían ser buena fuente de alimento para combatir los problemas nutricionales? ¿Qué costes tendrían para estas gentes? ¿Serán sustentables a largo plazo? ¿Son un modo de cultivo sustitutivo o solo temporal? Preguntas de gran importancia para el desarrollo de este modelo. 

Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el artículo! Muchas gracias.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más