jueves, 25 de julio de 2013

Salamandras y Tritones



Aunque escurridizos y difíciles de encontrar, seguramente alguna vez hayas tenido ocasión de ver a estos animales que se esconden entre la hojarasca de los bosques húmedos. 

Las salamandras y los tritones pertenecen a la clase de los anfibios. Los anfibios son vertebrados ectotérmicos, esto quiere decir que no son capaces de regular su temperatura y dependen de la temperatura ambiente. Son animales con cuatro patas originalmente y tienen la piel glandular, húmeda y porosa lo que les permite su respiración cutánea, es decir, pueden respirar a través de la piel. Son los primeros vertebrados de la historia que desarrollaron adaptaciones para respirar fuera del agua, poder moverse y poder captar sonidos y olores de la tierra. Además minimizaron las pérdidas de agua del organismo, pero siguen siendo dependientes del agua para su reproducción. Por otra parte, poseen en su piel unas glándulas que secretan sustancias tóxicas que pueden ayudarles a defenderse de sus depredadores repeliéndolos. 

Yendo más al fondo y siendo más precisos, las salamandras y los tritones son del orden urodelo, es decir, forman parte de unas 500 especies de anfibios conocidas que tienen el cuerpo alargado con una cola larga. Además, sus cuatro extremidades son cortas, otro rasgo muy significativo de estos animales. 

El otro grupo en el que se subdividen los anfibios es el de los anuros. Este otro orden se caracteriza por tener animales de cuerpo globoso que carecen de cola y tienen las extremidades posteriores alargadas y adaptadas al salto. Entre los anuros encontramos a todas las especies de ranas y sapos, de los cuales, hablaremos en otra ocasión.

Volviendo a los urodelos, estos se caracterizan desde su estadio larvario, cuyo aspecto es muy parecido al de los adultos. Las larvas poseen un penacho de branquias externas alrededor de la cabeza por las cuales respiran, ya que al principio de su desarrollo viven bajo el agua de ríos y lagos. También pueden respirar como se ha mencionado anteriormente a través de la piel.

Durante los primeros meses de vida se producen ciertos cambios en su fisiología, pasando de su estadio larvario a su estadio adulto, por medio de un proceso que se denomina metamorfosis. Esta metamorfosis es importante porque hace que estos animales dejen de respirar por branquias para respirar con pulmones y a través de la piel, lo que les confiere su capacidad de adentrarse en la tierra y vivir alejados de sus depredadores. Viven en los bosques húmedos, cerca de ríos o lagos, a los cuales únicamente vuelven para reproducirse.

Según especies, la mayoría miden aproximadamente 20 cm de longitud incluyendo la cola. Estos animales son de coloración normalmente parda para camuflarse entre los troncos de árboles muertos, la tierra y la hojarasca. Algunos de ellos tienen coloración negra con manchas amarillas, esta es una forma de avisar a sus depredadores de su toxicidad, para que estos no se las coman. A veces, algunas especies han adquirido esta coloración para evitar su depredación aunque no sean venenosas, a este método de adaptación se denomina mimetismo batesiano.

Cuando estos animales son capturados, pueden escapar desprendiendo una pata o la cola, las cuales algunas especies son capaces de regenerar.

Además de la metamorfosis descrita anteriormente, los urodelos, como muchos otros grupos de animales, sufren transformaciones en la piel durante la época de celo. Los machos adquieren coloración más llamativa y atractiva para las hembras, y se forman crestas y callosidades por todo su cuerpo.

En cuanto a su alimentación, son carnívoros. Se alimentan de larvas de insectos, gusanos y pequeños crustáceos en su estadio larval. Mientras que los adultos se alimentan de insectos, arácnidos, caracoles, babosas, lombrices y otros animales de pequeño tamaño.
 
En el orden urodelos, podemos ver como el título indica que hay dos tipos distintos y bien diferenciados, las salamandras y los tritones. Ambos grupos tienen diferencias entre sí, anatómicamente, a simple vista, se diferencian en que las salamandras poseen la cola gruesa y de sección circular mientras que los tritones tienen la cola comprimida lateralmente y de sección ovalada. 

Estos animales se ven muy amenazados por los cambios producidos por el ser humano en los ecosistemas. Para evitar su desaparición, en España, se están creando charcas artificiales en lugares estratégicos que favorecen la reproducción de los urodelos y anfibios en general evitando así  su extinción. 


Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el artículo! Muchas gracias.

miércoles, 17 de julio de 2013

Estromatolitos



En este articulo vamos a retomar un organismo sobre el que ya escribimos en este blog. Las Cianobacterias. Y es que estas interesantes bacterias han dejado su huella de muchos modos, tal y como explicábamos en ese artículo, pero hoy os traemos una nueva de esas huellas que han dejado, muy interesante y con miles de millones de años de antigüedad.

Se trata de los Estromatolitos, un tipo de roca laminosa que se crea debido a la presencia y la actividad de microbios, casi siempre cianobacterias. Lo que sucede con estos microorganismos, es que llevan a cabo un interesante proceso con el carbonato cálcico y el oxígeno cuando realizan la fotosíntesis, y a la vez, retienen algunos elementos con los que está cargada el agua. Mediante este proceso van formando capas muy finas de carbonato resistentes como el cemento, estas capas se van superponiendo hasta formar estructuras muy peculiares como las que vemos en la fotografía.

Sin cianobacterias, no es posible la formación de los Estromatolitos tal y como están presentes actualmente en la tierra. Hoy en día podemos encontrar estas formaciones en las zonas más próximas a la orilla del mar, y junto a ellas, están asociadas siempre las cianobacterias que los crean.

Para que estos organismos que crean los Estromatolitos puedan vivir, necesitan unas condiciones que no se encuentran por debajo de los 10 metros de profundidad, por ello siempre están próximos a la superficie, donde aún llega la luz solar, una característica imprescindible y fundamental para realizar la fotosíntesis que las Cianobacterias llevan a cabo.

Para que los Estromatolitos se formen, es necesario que se produzca la precipitación del compuesto CaCO3, más conocido como "Carbonato cálcico". Esto puede darse de forma abiótica, pero lo cierto es que la presencia de las cianobacterias que realizan su peculiar fotosíntesis oxigénica ayuda mucho a que este elemento, (el Carbonato cálcico) se precipite. Esto se produce porque el oxígeno que las bacterias generan, se disuelve en el agua.

Millones de Cianobacterias viven y crecen en la superficie de los Estromatolitos, mientas ellas mismas poco a poco generan mediante la precipitación del Carbonato cálcico las estructuras rocosas que se van formando con gran lentitud. La parte superior, de más reciente formación, puede ser blanda debido a su juventud, pero conforme descendemos hacia la base de la estructura, se vuelve cada vez más dura, siendo un elemento más firme como las rocas marinas, pues su erosión es muy lenta.

La formación de estas estructuras puede llevar millones de años, y tal es su lenta formación que existe un grupo de ellas que está fechado en hace 3500 millones de años. Los Estromatolitos han sido la primera evidencia de vida de la Tierra de la que se tiene constancia, y los podemos encontrar en casi todas las partes de la Tierra. Los seres vivos que se crearon posteriormente, se alimentaron de las cianobacterias que los forman. Se calcula que en cada metro cuadrado de Estromatolitos, pueden existir aproximadamente 3.000 millones de organismos individuales aproximadamente.

¿Y dónde puede ser vistas estas formaciones? Lo cierto es que así como las cianobacterias se localizan en numerosos lugares de la tierra, incluso en desiertos aunque parezca una locura, estas formaciones llamadas Estromatolitos tienen un lugar que no tiene igual en cuanto a belleza y cantidad. Se trata de la Bahía de los Tiburones (The Shark Bay) en Australia, en Hamelin Pool.

Las características de ese lugar concreto ayudan mucho en su crecimiento, debido en parte a que la concentración de sales de sus aguas es el doble que en propio mar, por lo que otros organismos que de normal son competidores con estas bacterias en otros lugares, no puedan colonizar la zona y dejen a las cianobacterias crecer, reproducirse y formar estas curiosas estructuras en paz.

Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el artículo! Muchas gracias.

miércoles, 3 de julio de 2013

El Toro de lidia



Estamos en unas fechas en las que en toda España se celebran numerosas fiestas patronales en ciudades y pueblos, en los cuales, una de las mayores atracciones del festejo es el toreo y la suelta de vaquillas. Es por ello que hoy traemos un artículo orientado a esto, tratando de conocer un poco más al Toro de lidia, también llamado Toro bravo. 

Esta especie cuyo nombre científico es Bos primigenius taurus es originaria del este europeo, Asia y el norte de África. Esta especie proviene de otra que se denominaba Uro, un bóvido muy esbelto que fue domesticado hace miles de años y ha sufrido muchos cambios de selección genética hasta que se ha conseguido subdividir esta especie inicial en numerosas razas  de toros. El Uro a desaparecido poco a poco hasta su extinción completa en 1627. El toro de lidia es una de esas razas que ha sido seleccionada por su bravura y criada en nuestro país especialmente para enfrentarse a las corridas de toros, aunque también se utiliza para la producción de carne. A continuación vamos a conocer los aspectos más biológicos de este animal.

El toro de lidia posee dimorfismo sexual, los machos tienen mayor desarrollo de la musculatura y una forma más redondeada; su cabeza es corta, con el morro ancho, ojos pequeños con mirada viva y agresiva, sus orejas son pequeñas y móviles. En la zona superior de la cabeza posee unos cuernos bien desarrollados, que se cuidan muy bien porque cualquier lesión en ellos hace perder el valor del individuo. Tiene una altura de 120-130 cm y su peso es de 450-600 kg.

Las hembras, tienen una tipología más angulosa. Su cabeza es alargada y estrecha, con cuernos muy desarrollados y finos. Los ojos también son pequeños y agresivos. La hembra mide 90-110 cm de altura y pesa entre 250-350 kg.

El pelo de esta especie es corto y muy espeso, de colores variables aunque la mayoría de las ganaderías han seleccionado las castas de coloración negra o marrón oscura.

El toro es un animal gregario, es decir, vive en manada. Tras su nacimiento es cuidado y protegido por la madre hasta que cumple ocho meses aproximadamente. Esta especie alcanza la madurez sexual a los 16 meses y es entonces cuando se separan los machos de las hembras. Las manadas establecen jerarquías, existe un toro dominante que suele ser desafiado por otros toros que quieren liderar la manada y se producen peleas entre ellos. El toro bravo está acostumbrado a vivir en libertad por ello es arisco y desconfiado. Como se les impide el acceso a las hembras, cuando alcanzan la madurez sexual, algunos toros se montan entre sí. Según un ganadero, los novillos que se dejan montar por sus compañeros son más nobles, bravos y se entregan más a la hora de la lidia. No por ello dejan de cumplir su misión como sementales cuando se les junta con un lote de vacas.

El hábitat adecuado a su subsistencia es la Dehesa, un ecosistema antropizado, creado por el hombre,  en el que hay un uso ganadero agrícola y forestal del medio. La dehesa deriva de un bosque de alcornoques, encinas o quejigos en los que se han eliminado parte de los árboles y matorrales para poder mantener a la vez pastos y árboles. Tanto el pasto como las ramas de los árboles contribuyen como alimento del ganado. Estos ecosistemas son propios de la Península Ibérica y el ganado vacuno es el que fundamentalmente permite el mantenimiento de la dehesa.

Es popular entre la sociedad creer que el color rojo es el único rango de luz visible que pueden captar estos animales y que ven en blanco y negro. Esto no es realmente cierto.  Los toros tienen visión dicromática y pueden descomponer es espectro de luz, son así capaces de diferenciar todos los colores excepto el verde. El color rojo de los capotes, por tanto, lo pueden ver pero no les repercute en su conducta. Lo único que les hace cargar contra él es su movimiento.

Nosotros, como estamos en Pamplona, despedimos este tema con una imagen muy especial, la del Encierro, de la que pronto podremos disfrutar en directo durante toda la semana de Sanfermines.

Esperamos que os haya gustado este artículo y conozcáis un poco más a uno de nuestros mamíferos más ibéricos. Deja tu comentario a continuación y cuéntanos tu experiencia con estos animales. Muchas Gracias.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más