jueves, 27 de junio de 2013

¿Estalactitas o Estalagmitas?



No solemos ver estas formaciones muy a menudo, ya que se suelen dar en zonas de cuevas que no son frecuentadas por las personas o los animales más grandes, pues su formación es muy lenta. Pero siempre nos llaman la atención, sobre todo por la belleza de sus formas, y por la estampa que muestran un grupo de ellas. Pero lo que más nos atrae de ellas es su increíble edad y la de años que han pasado creciendo para que podamos verlas tal y como se nos muestran actualmente.

 Muchas veces, cuando visitamos algunas cuevas que tienen esta clase de formaciones nos quedamos sorprendidos por las diferentes figuras que se observan en esos ambientes. Hemos llegado a apreciar que a veces se desconoce un poco como se forman estas esculturas de la naturaleza y como se llaman las diferentes formas que adoptan, por lo que nos hemos sumergido en el tema para traerlo hoy aquí.

Bien, en verdad todo comienza con el agua de lluvia, que contiene dióxido de carbono (CO2). Esta es una combinación que reacciona con el carbonato cálcico presente en las rocas calizas que forman algunos suelos. Cuando la lluvia cae sobre una zona en la que está presente el carbonato cálcico, reacciona formando bicarbonato cálcico (CaCO3). Lo que sucede es que las gotas de agua cargadas con este compuesto natural atraviesan las capas de tierra y llegan al techo de una cueva. Una vez en el techo, el CO2 de la gota se escapa y el carbonato cálcico se precipita hacia el suelo dejando concentraciones de este producto antes de caer pegadas al techo. Se trata de la concentración de esta combinación lo que hace que aparezcan estas formas en las cuevas.

Imagínense el proceso, día a día, gota a gota, minúsculas partículas de carbonato cálcico depositándose muy pacientemente en la superficie de la cueva, tanto en el techo como en la base, formando las estalactitas, las estalagmitas y otras formaciones. No es de extrañar que para que se formen las grandes columnas que vemos en las cuevas hayan tenido que pasar miles de años de incansable precipitación gota a gota, pues pese a que el ritmo de crecimiento puede variar, se calcula que crecen aproximadamente 0.5 centímetros cada dos años. Eso hace que algunas de ellas tengan decenas de miles de años.

Durante tanto tiempo se van formando diferentes estructuras con nombre propio. Conocemos de oídas algunas de ellas, pero realmente... ¿Cuál es cuál? ¿Estalactita o Estalagmita? ¿La de arriba o la de abajo? Bien, veámoslo.

La "Estalactita" es la más común, y se trata de aquella que desciende desde el techo de la cueva hacia el suelo. En este tipo de formación existen muchas variedades, entre las que destacan las siguientes: "Macarrones", que se tratan de tubos rectos de escasos milímetros de grosor con un fino canal en su interior y que pueden llegar a alcanzar varios metros de longitud. Las "Estalactitas bulbosas" que se originan cuando crecen con parte de ella sumergida en agua y las "Estalactitas deflectadas", que crecen con cierta curvatura debido, según se cree, a corrientes de aire que empujan las gotas de agua.

La "Estalagmita" también es muy conocida, y suele crecer a la vez que se desarrolla la estalactita. Cuando la estalactita precipita, sus gotas de agua impactan en el suelo que hay bajo ella, depositando igualmente carbonato cálcico en la base gota a gota, y de esta forma comienza a crearse otra estructura, que va ascendiendo desde el suelo hacia el techo de donde el agua se filtra.

Es curioso cómo se forman las "Columnas", pues con el paso de miles de años, a veces sucede que una estalactita y una estalagmita, van creciendo en la misma dirección hasta que se encuentran y se juntan. En estos casos a estas formaciones se les llaman "columnas" y siempre suponen miles de años de precipitación y de formación.

La intromisión del ser humano en los lugares donde se forman estas maravillas debido al turismo, puede ser muy dañina, ya que tan solo con tocar la base de una de estas estructuras dejamos una fina capa de grasa que nuestros dedos tienen, y puede ser suficiente para que el agua deje de fluir por ellas correctamente e interrumpamos un proceso que puede llevar en marcha miles de años. También, el incremento de temperatura debido a las visitas, el acondicionamiento de cuevas para su visita... Todo esto puede alterar el ambiente natural en el que estos monumentos crecen.

A modo de curiosidad estaría bien señalar que la estalactita más grande del mundo se encuentra catalogada por el libro Guinness de los records en España, en la provincia de Málaga, en las Cuevas de Nerja, donde se puede visitar un ejemplar de nada más y nada menos que 60 metros de altura y 18 de diámetro que se estima que tiene 450.000 años de antigüedad.

Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el articulo! Muchas gracias.

miércoles, 19 de junio de 2013

Avispas Asiáticas (Vespa velutina nigritorax)



Si en anteriores artículos hablábamos sobre algunas especies de insectos invasoras como el Mosquito Tigre, hoy traemos una noticia muy interesante sobre otra de estas especies que han hecho de la Península Ibérica su nuevo hábitat.

Recientemente ha salido a la luz un interesante estudio que señala el serio peligro en el que nuestra biodiversidad se encuentra debido a un pequeño insecto invasor. Se trata de las Avispas Asiáticas, de nombre científico Vespa velutina nigritorax. Estas avispas al parecer han llegado a España a través de la frontera francesa, donde a su vez, penetraron provenientes de China. Se ha llegado a localizar incluso, que accedieron al país galo a través de un carguero de madera procedente este país asiático, que en 2004 atracó en el puerto de Burdeos. Por lo que parece, las tienen bien controladas... ¿O no?

La verdad es que accedieron a España unos cuantos años después de esta fecha de llegada a Francia, y su presencia quedó bien patente en nuestro país ya por el año 2010, cuando se empezó a detectar su presencia sobre todo en Guipúzcoa. Podría parecer que el asunto no es tan grave, tratándose tan solo de unas avispas asiáticas que han encontrado por accidente otro medio en el que instalarse, pero lo cierto es que esto puede generar gravísimos efectos en el lugar al que llegan.

Estas avispas, de mayor tamaño y más agresivas que las autóctonas, se alimentan de abejas a las que cazan sin problema alguno debido a que las abejas melíferas europeas, no cuentan con una táctica de defensa eficaz y por tanto son extremadamente vulnerables al ataque de estas nuevas avispas. Las avispas asiáticas, esperan cerca de los panales de las abejas autóctonas y cuando regresan cargadas de polen las capturan, les amputan la cabeza, el aguijón y las patas, y se las llevan a sus nidos para alimentarse de ellas.  A demás estas nuevas avispas tienen nidos grandes, de más de 1500 ejemplares.

¿Cómo identificar a esta especie invasora? Bueno, estas avispas son claramente diferentes tanto por su color como por su tamaño, a las autóctonas. Es un insecto de unos tres centímetros de longitud (mientras que las abejas obreras comunes miden 1,5 centímetros), que tiene un color oscuro (negro concretamente) en el tórax y el abdomen, excepto el cuarto segmento del abdomen que lo tienen amarillo, y sus patas poseen un color marrón con bordes amarillos.

¿Dónde está el peligro de estas avispas? El peligro deviene de la exterminación sistemática que están ejerciendo sobre las abejas autóctonas y las consecuencias que pueden generar. Tenemos que recordar, que una grandísima parte de la polinización de las plantas la realizan las abejas, no las avispas, debido a que las primeras se alimentan del producto que generan con el polen que recogen de las flores. Por el contrario, las avispas se alimentan de las abejas, y por tanto no intervienen en la polinización.

Si las nuevas avispas más fuertes, grandes y agresivas, acaban con las abejas encargadas de la polinización, una muy elevada cantidad de especies vegetales dejarán de ser polinizadas y se podría perder muchísima biodiversidad en el territorio español. El problema de estas avispas invasoras, es su rápida expansión, que en prácticamente dos años le ha llevado a colonizar buena parte del País Vasco, y actualmente se extiende por Navarra, donde ya se han encontrado varios de los grandes nidos de estas invasoras. Los expertos han estimado que de seguir con su ritmo actual de expansión en 10 años esta especie habrá colonizado toda la Península Ibérica.

Los peligros que plantea esta especie son a largo plazo, pues la polinización no va a detenerse en una década, pero si dejamos que el problema se extienda y solo acabamos prestándole atención cuando ya es demasiado tarde, entonces sí que será un tema que podría tener consecuencias muy graves. Como siempre, el problema será mejor atajarlo cuando está en su fase inicial que cuando está en estado crítico. Por lo que tenemos que empezar a ser conscientes de la importancia de las abejas y del problema que estos invasores presentan.

 ¿Qué podemos hacer a título individual? Existen ciertas medidas a tomar si creemos que cerca nuestra están anidando estos insectos, pues pese a que los expertos han determinado que no se puede acabar con ellas, si creen que se podría controlar su expansión. Por lo tanto, si alguna vez transitando por el bosque, por ejemplo, encontramos un nido de estos insectos o quizás cerca de nuestro domicilio, se podría avisar a los bomberos para que se hicieran cargo de esta amenaza.

Y sobre todo, siguiendo el sentido común, no deberemos aproximarnos a menos de 6 metros de los nidos de estas avispas asiáticas, pues la proximidad a su nido puede provocar un ataque del enjambre.

miércoles, 12 de junio de 2013

Fracking

Hoy traemos a nuestro espacio un importante tema medioambiental. Se trata de la puesta en práctica en España de un sistema de extracción de gas del subsuelo que puede generar grandes problemas, como ya ha generado en países como Gran Bretaña o Estados Unidos de América. Estamos hablando de la Fractura hidráulica, más conocido como "Fracking"

¿Qué es el Fracking? Este es un término anglosajón que define una técnica de fracturación hidráulica empleada para la obtención de gas que no es convencional. Es un método de perforación que conlleva actividades de alto riesgo que pueden tener un grave impacto sobre la salud y el medio ambiente.

El Fracking consiste en perforar mediante potentes maquinas hasta una profundidad de aproximadamente 4000 metros bajo tierra, donde se encuentran las vetas de roca madre cargadas del gas que se busca obtener, habitualmente pizarras y esquistos, fáciles de fragmentar. Una vez encontrada la veta e insertada la maquinaria a 4 km de profundidad y a 2 km horizontalmente a lo largo de la zona mineral, se procede a inyectar una mezcla de compuestos químicos que crean muchísima presión contra las rocas, provocando que se fracturen y el gas se libere, ascendiendo a la superficie a través del pozo que se ha escavado para insertar la maquinaria.

Para crear suficiente presión a tales profundidades y conseguir que las rocas se rompan liberando las bolsas de gas que contienen en su interior, no basta con insertar agua, sino que se emplea una mezcla, como hemos señalado, de diferentes productos, algunos químicos y otros naturales.

Esta mezcla no solo contiene agua, sino que también incorpora arena, combinación que no es excesivamente dañina para la tierra, y que cumple la función de romper la roca y atrapar el gas principalmente. A esa mezcla se le añade una tercera parte para completarla, un total de 600 componentes químicos artificiales. 600 productos químicos que son inyectados a presión a cuatro kilómetros de profundidad.

Los problemas que esta técnica genera han quedado patentes en numerosos casos. Este proceso de extracción de gas lleva años realizándose en varios países, como Gran Bretaña o el principal en donde se practica, Estados Unidos, donde se han constatado una serie de problemas asociados a este tipo de explotaciones. Entre los problemas que genera el fracking podemos señalar los siguientes:

  1. Con cada operación, se introducen bajo tierra una cantidad aproximada de entre 80 a 300 toneladas de productos químicos entre los que destacan compuestos orgánicos, volátiles, plastificantes y petroquímicos. Estos compuestos, mezclados con el agua que también se inyecta, y debido a las múltiples fracturas que se producen en la tierra, puede llegan alguno a los acuíferos y las capas de la tierra de donde la población humana extrae el suministro de agua potable, contaminándola en mayor o menor medida y afectando a la salud de quienes la consumen.
  2. Los productos que se emplean son desconocidos debido a que las compañías extractoras poseen sus formulas químicas en secreto, por lo que los productos empleados pueden ser considerablemente nocivos para la salud si son productos artificiales que ayudan a fracturar minerales. Estos productos no están regulados bajo ninguna ley ya que no tienen la obligación de señalar de que se trata en el ejercicio de sus prospecciones. Lo que es seguro es que ninguno será beneficioso para la salud en caso de acceder a nuestro organismo debido a la ingesta.
  3. Para realizar las operaciones, se requiere aproximadamente el uso de  19 millones (19.000.000) de litros de agua en cada extracción, agua suficiente para alimentar a 1000 europeos durante más de un año seguido. Al gasto de agua se le suma el inconveniente de que la mayoría de la misma, una vez empleada, queda abandonada tras la extracción del gas en el lugar donde se inyectó. La que es recogida, está tan cargada de productos químicos y sustancias nocivas que incluso las empresas encargadas de la gestión de residuos se ven con dificultades para volver a sanearla. Esto, sumado a los costes del proceso, lleva muchas veces a verter estos residuos a puntos donde contaminan otras aguas.
  4. Las fugas al exterior, los terremotos provocados por la fracturación y los desplazamientos del terreno que este método genera y se han dado en países como Gran Bretaña,  también son un problema serio, ya que es imposible controlarlos o predecir las consecuencias que alterar el subsuelo puede generar. El resultado es la clara y demostrada contaminación y alterando el paisaje, afectando a la población que reside próxima al pozo de extracción.
En la actualidad, algunos países como es el caso de Francia, Países Bajos, Bulgaria, Irlanda del Norte entre otros, ya que han tomado medidas y han prohibido este tipo de extracción, mientras que otros como EEUU llevan 20 años realizando este tipo de perforaciones en las que se abren 5 nuevos pozos al día. En Gran Bretaña, donde también se practican este tipo de perforaciones se ha implantado recientemente una moratoria deteniendo así el Fracking momentáneamente, debido a entre otros factores, a los incidentes producidos en Lancaster derivados de este método de extracción.

En España, ya se está aplicando este método de extracción en algunas comunidades y hay planes para extender este sistema a la zona norte, entre las que figuran las tierras de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava, Cantabria, Burgos, La Rioja y Navarra. Se sigue adelante con este sistema pese a ser un método de extracción más contaminante que los tradicionales de extracción de combustibles fósiles, debido a la cuantiosa obtención de beneficios que las compañías encargadas de realizar la prospección obtienen con ello.

Lo que queda patente es que se trata de un método muy agresivo de obtener recursos naturales que genera a parte de una fuerte contaminación, unas consecuencias muy difíciles de medir debido entre otros factores a la profundidad a la que se realiza la extracción.

Gracias por tu atención. ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el articulo! Muchas gracias.

viernes, 7 de junio de 2013

El Diamante


Todo el mundo conoce los diamantes o sabe qué aspecto tienen por haberlos visto en algún momento, en el mayor de los casos en el escaparate de la joyería del barrio, y algunos afortunados también formando parte de su joyero, pero... ¿Cómo se forman? ¿De dónde provienen realmente? Hoy vamos a abordar este interesante tema.

 El nombre "Diamante" proviene del griego antiguo, "adamas". Su significado o traducción es "Invencible" o "Inalterable" y no es de extrañar, pues el diamante es considerado el mineral más duro del mundo y también es el material que más alta conductividad térmica posee. Pero eso no quiere decir que el diamante sea indestructible, sino todo lo contario. Es curioso como el diamante y las gemas en general, cuanto más dureza presentan más frágiles son. Entre todas las gemas, el diamante también presenta otra propiedad, que es la elasticidad fuerte, por lo que si se cae, un único choque podría no ser suficiente para romperla, en cambio varios seguidos si provocarían su ruptura. Por lo que diamante presenta tanto densidad, como dureza y al mismo tiempo fragilidad y elasticidad.

Su alto valor, como muchas otras cosas en este mundo, proviene al igual que el oro y otras piedras preciosas, de su escasez en La Tierra. Está documentado históricamente que los diamantes fueron reconocidos y minados por primera vez en la India, hace 3000 años, creyéndose en algunas conjeturas que esta fecha puede extenderse al doble, hace 6000 años. En este mismo lugar, la India, es donde se comenzó a atesorar estos minerales en estado bruto como iconos religiosos.

El alto precio que alcanzan en el mercado estas pequeñas piedras preciosas es debido a que no se conocen grandes yacimientos de este mineral. La causa de que haya tan pocos es porque, para que se formen, tienen que darse una serie de condiciones muy especificas que no se suelen lograr con facilidad en el medio natural. Para que se constituyan los diamantes, han de exponerse materiales ricos en carbono a presión muy alta, que puede ir desde los 45 a los 60 kilobares, pero a la vez una temperatura comparativamente baja de entre 900 a 1300 ºC. El problema es que a la profundidad donde se da esa temperatura no hay suficiente presión, por lo tanto ahí reside el problema. Es muy complejo que un material de carbono se encuentre en una profundidad donde habiendo tan "poca" temperatura haya "tanta" presión.

Bien, pese a que es complicado que se den estas características, hay posibilidad de que se formen los diamantes, prueba de ello tenemos en las exclusivas joyerías. Podemos encontrar dos formas de que se originen: "La formación en cratones" y "Formación por impacto de meteoritos".

En el primero de los casos, la "formación en cratones", se da a una profundidad de entre 140  190 kilómetros, pero la combinación mencionada antes de temperatura y presión no se alcanza en cualquier zona de la tierra, solo se encuentra en las zonas más gruesas, viejas y estables de las placas continentales. A estas zonas se las llama "Cratones". Pasan muchos años desde que un diamante se forma hasta que llega a la superficie, concretamente entre 1.000 millones y 3.000 millones de años. Una edad nada despreciable para unos minerales tan apreciados.

El segundo de los casos, los diamantes también se forman debido a eventos que provocan un aumento muy grande de presión, como puede ser el impacto de un meteorito. Cuando un meteorito impacta en la tierra crea una zona donde aumenta muchísimo la presión y la temperatura al mismo tiempo, creándose así las características idóneas para la formación de diamantes. Pero los diamantes resultantes de estos impactos suelen llamarse "microdiamantes" debido al reducido tamaño de los mismos. El ejemplar más grande encontrado en un cráter de meteorito ha sido en Siberia, y tenía un tamaño de 1 centímetro.

Los diamantes o se encuentran en la superficie debido al impacto de un meteorito, o provienen de 190 kilómetros de profundidad. ¿Entonces como llegan a la profundidad necesaria para que podamos extraerlos? Ascienden desde mucha profundidad debido a las erupciones volcánicas que tienen un origen profundo. Un origen profundo es tres veces más profundo que la mayoría de las erupciones volcánicas que se dan normalmente, lo cual, se produce en muy pocas ocasiones. Cuando los diamantes ascienden por la chimenea de un volcán junto con la lava puede suceder que queden adheridos a las paredes de la misma, o bien que sean proyectados a la superficie junto al magma del volcán. 
 

El nombre diamante se atribuye a al mineral en bruto y sin trabajar, pero una vez que es procesado y se le otorga cierta forma, pasa a denominarse "Brillante", lo mismo que les pasa a otras gemas como los Zafiros, Esmeraldas o Rubíes cuando son pulidas y toman forma. El proceso de darle forma es muy complejo debido al reducido tamaño de las piedras y la cantidad de caras que hacen falta grabar para que reflejen correctamente la luz y así conseguir el grado de perfección que les dará un mayor valor en el mercado.
  
Pero también hay formas de obtener diamantes de manera sintética, y se puede lograr en laboratorios. La mayoría de los diamantes producidos sintéticamente poseen un color amarillo a diferencia de los naturales que normalmente presentan una transparencia blanca. Hay que pensar en que no solo en decoración y joyería se emplean diamantes, sino también en la industria, para crear cuchillas muy afiladas que corten materiales más duros de lo normal, u otras muchas funciones. Para todas estas funciones los diamantes sintéticos tienen una gran utilidad y demanda. Aunque últimamente, los nuevos procesos de producción están logrando obtener diamantes de calidad de gema para joyería y otros fines comerciales.
 
De manera natural, el diamante más grande del mundo que se ha extraído de la tierra tenía un peso de un poco más de un kilogramo, y fue obtenido en 1905 en unas minas de áfrica. Durante años se estudió como sacarle el mejor partido y finalmente fue dividido en 9 partes principales y 96 brillantes pequeños que pasaron a formar parte de las joyas de la corona británica. "La estrella de África", es el trozo más grande que se obtuvo, y pesa 530, 20 quilates teniendo 74 facetas. Actualmente sigue siendo el diamante tallado más grande del mundo.

Gracias por tu atención.  ¿Conocías todo lo que he contado? ¿Te ha parecido interesante? ¡No olvides tu +1 aquí abajo y comentar el articulo! Muchas gracias.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más