lunes, 10 de diciembre de 2012

El Sauce Blanco y la Aspirina


En este artículo vamos a tratar un curioso árbol, y su importancia en la historia debido a sus peculiares propiedades. Se trata del Sauce Blanco, de nombre científico Salix alba. Este árbol, pertenece a la familia Salicaceae. Es un árbol muy característico que puede ser distinguido a simple vista de otros, si lo conocemos un poco.
Una rama en la que se aprecian las hojas con envés plateado caracteristicas del Sauce Blanco
El Sauce Blanco es caducifolio y crece rápidamente en lugares húmedos, aunque las temperaturas extremas son nocivas para él. Se puede encontrar en las zonas templadas del globo, como el centro y el sur de Europa, así como en el norte de África y oeste asiático, se conocen algunos ejemplares también en Norteamérica, aunque en menor numero.

Este árbol, suele crecer habitualmente hasta los 25 metros de altura, y desarrolla unas hojas aserradas de un característico color gris plata en el envés. Sus flores se desarrollan en grupos alargados con forma cilíndrica (amentos), y lo hacen en primavera. 

La madera de este árbol es muy flexible y muy ligera y se emplea para fabricar cerillas, palillos, etc. Pero lo que realmente es aprovechado de este árbol y supuso en el siglo XIX todo un avance científico, fue su corteza de la que se extrae una sustancia empleada en medicina y que todos, pese a no reconocerla por su nombre, sabemos cuál es.

Esta sustancia es el ácido acetilsalicílico, o como es más conocido entre la gente, aspirina. Y es que, la corteza de este árbol, del Sauce Blanco, ha sido empleada desde hace milenios como alivio de la fiebre y el dolor, incluso por los antiguos egipcios.
Un tronco en el suelo en donde se puede apreciar el caracteristico color blanco de la corteza del Sauce Blanco
En 1763 un hombre llamado Edward Stone ya comenzó a mostrar interés por la corteza del árbol de un modo científico, pero tuvieron que pasar bastantes años hasta que las investigaciones hallaron el principio activo de esta planta, que los científicos llamaron salicilina, un derivado del ácido salicílico.

El principio activo de la corteza de sauce fue aislado en 1828 por un profesor de Farmacia y un año después, en el 29, se improvisó un proceso de extracción que obtenía 30 gramos por cada kilo y medio de corteza. No fue hasta 1853 cuando se sintetizó por primera vez el ácido acetilsalicílico, gracias a Frederic Gerhardt. Finalmente en 1897, casi acabando el siglo, Felix Hoffmann de la conocida casa Bayer (que actualmente sigue expendiendo este medicamento) lo sintetizó con gran pureza, siendo descritas sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias en 1899, permitiéndose así su comercialización. 

Desde hace siglos, los efectos positivos del acido acetilsalicilico son bien conocidos, pues se trata de un buen antiinflamatorio, y a su vez analgésico para dolores leves o moderados, pero no acaban ahí sus efectos. Este ácido también es un eficaz antipirético (pues reduce la fiebre) y antiagregante plaquetario que ayuda a las personas que pueden padecer trombos a que estos se formen con menos facilidad.

Pero no todo son efectos positivos, también presenta algunos negativos. Este ácido puede provocar algunos problemas gastrointestinales, provocando úlceras en el estómago, y, en los jóvenes menores de 14 años, se ha dejado de emplear para reducir la fiebre durante procesos como la gripe o la varicela por el riesgo de que les afecte negativamente.

Desde que se comercializó hace más de un siglo, se han consumido más de 350 billones de comprimidos y se calcula que el consumo es de aproximadamente 100 millones de comprimidos cada día. Con diferencia es uno de los medicamentos más usados en todo el mundo. Actualmente, toda la producción mundial de este producto la gestiona la empresa Bayer, que realiza este medicamento en el municipio español de Langreo (Asturias).
Comprimidos de Aspirina
"Esta entrada participa en la XIX Edición del Carnaval de Biología, organizado por "La Fila De Atrás"

3 comentarios:

  1. Vaya, un comentario muy interesante. No tenía ni idea de que la aspirina proviniera en realidad de la corteza de este árbol. Tampoco conocía que se necesitaron casi 40 años desde que se empezó a investigar hasta que se sacó al mercado la aspirina. Muy sorprendente. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:

      Nos alegra mucho que le haya gustado el articulo y le agradecemos que haya dejado su comentario. Para nosotros es muy importante conocer las opiniones de nuestro público. Un placer que se haya pasado y tenerle por aquí.

      Cordiales saludos.

      Eliminar

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más